profe don juan barrantes centro entrenamiento educativo pontevedraMe llamo Juan Antonio García Castro y el apelativo “Profe Juan” me fue adjudicado con cariño por mis alumnos y utilizado hasta la actualidad tanto por ellos como por sus padres.

Soy maestro, especialista en Primaria y Primer Ciclo de Secundaria y he estado ejerciendo como tal durante 30 años. Desde hace un año y medio he decidido cambiar de “rumbo” en mi trayectoria profesional poniendo en marcha mi propio Centro Educativo.

Lo que trato de hacer al abrir este Centro es trasladar mi Sistema de Enseñanza y mis “inquietudes educativas” al mundo de las academias, pero diferenciándome de ellas en cuanto a los objetivos a conseguir con los alumnos. Siempre he creído en una educación plena, que abarque todos los aspectos de la persona; no solo los conocimientos. “Solo aprenderá aquel que realmente lo desee, aquel que tenga ilusión por ello, aquel que disfrute día a día de la adquisición e interiorización de nuevos aprendizajes y que, además, esté dispuesto a realizar un esfuerzo por conseguirlo”. No soy un maestro de libro, nunca lo he sido; yo no lleno las cabezas de conocimientos matemáticos, lingüísticos… Esa acción la realizan mis alumnos cuando están ilusionados e interesados en aprender. De hecho, esto es lo primero que tenemos que despertar en nuestros hijos y pupilos. Tenemos que motivarles, tenemos que demostrarles que pueden divertirse aprendiendo, que no es algo aburrido sino más bien todo lo contrario, que es gratificante. De nada sirve que les expliquemos cientos de veces un concepto si no están interesados en adquirirlo. Pues bien, este es el principal objetivo que todo buen maestro tiene que conseguir; utilizando una pedagogía adecuada y atractiva. Los buenos maestros no podemos ser unos simples transmisores de conocimientos; los buenos maestros, los vocacionales, formamos personas.

A través de este sistema de trabajo con nuestros alumnos buscamos despertar y fortalecer en ellos aspectos tan importantes como la responsabilidad, la organización, el compañerismo, el interés por hacer las cosas bien, la confianza y seguridad en sí mismos y en sus posibilidades y, como gran objetivo final la autonomía personal que le permita hacer frente con éxito a los retos que se le presenten diariamente en su desarrollo y formación.

A lo largo de todos estos años mi formación como profesor se ha enriquecido aprendiendo de profesionales tan cualificados como Elsa Punset, Linda Lantieri, José Antonio Fernández Bravo… y la participación en múltiples cursos de diferente índole dentro del mundo educativo, llevados a cabo dentro y fuera de Pontevedra. Mis inquietudes también se han visto premiadas con la publicación de diez libros (cuadernos de trabajo) sobre diferentes aspectos de la Lengua Castellana, por la editorial Akal (Cuadernos de Ortografía y Los Carriles de la Expresión Escrita); de los cuales soy autor e ilustrador. Podría añadir a este currículum un montón de datos más; pero creo que lo más importante ya se ha dicho y como yo digo a los profesores que me vienen a presentar su currículum a mi Centro: “Lo que más me interesa de él es tu número de teléfono, porque lo que yo necesito observar es cómo conectas y te desenvuelves con los alumnos y cómo les transmites tus conocimientos”. Porque de nada sirve tener un currículum impresionante y poseer muchos conocimientos si luego no se saben transmitir con eficacia.

Y para terminar, si a alguien tengo que dar las gracias de todo lo que he aprendido como maestro y educador es a mis alumnos. Ellos han hecho de mí la persona y el profesional que soy hoy en día.